Monasterio las batuecas

El valle de Las Batuecas.
Contents:


  1. santuarios monasterios iglesias
  2. Navegación de entradas
  3. COMUNIDADES
  4. El Monasterio – Desierto de San José de las Batuecas

El tercer aspecto es la vida oculta en Nazaret. Dios que había escogido la suma pobreza para realizar el misterio de la encarnación, no quiso privarse del amor de María y de José. Aquel que a todo había renunciado, no ha querido dejar de experimentar el cariño de un padre y de una madre. Esta es la vida oculta de Nazaret, una familia cimentada en el amor. José, en su limitación humana reproducía, aunque imperfectamente, como una sombra, el amor del Padre Celeste.

santuarios monasterios iglesias

Por eso, es también ejemplo para todos los padres. Por eso, también nosotros nos confiamos a sus cuidados paternos. Pidamos a Santa Teresa que nos ayude en esta tarea. Primero, me parece, que podemos hablar de una conversión que nos hace poner la mirada en Cristo. Es, al mismo tiempo, una invitación a la centralidad de Cristo y a no distraernos de lo esencial. Pero, no en el sentido bueno de la caridad, sino juzgando o mirando con envidia, rencor, codicia… Si quitamos nuestra mirada del Maestro dejamos que se adentre en nuestra mente y corazón la oscuridad que ciega nuestros pasos.

Segundo, la conversión que nos enseña Santa Teresa es una conversión que nos hace ser solidarios con Cristo, que llena nuestro corazón de disponibilidad para compartir con Él sus sufrimientos y cargar su cruz.

Navegación de entradas

Es una conversión que nos hace acoger la voluntad de Dios en nuestras vidas. Tercero, creo que podemos hablar de la dimensión eclesial y hasta humanitaria de la conversión teresiana. Quisiéramos que también nuestra vida fuera un poquito de esta luz que irradia en Teresa. En el Libro de su Vida,hablando de esta conversión escribe: La conversión acontece cuando ponemos toda nuestraconfianza en Dios, este es el secreto. Sigo compartiendo lo mucho que para la oración me ayuda alguna frase de un salmo. Se constituye en ese canon que repetido me mantiene en atención amorosa, que me abre a esa noticia, comunicación de Dios, general y oscura, pero llena de la vida de Amor que es Dios.


  1. Menú de navegación.
  2. San José de las Batuecas.
  3. vacaciones para singles.
  4. baile de kizomba?

Oraba el salmista por el rey, suplicando a Dios que se acordara de sus ofrendas y le agradaran sus sacrificios Cfr. Sal 19 , me lo quise aplicar a mi vida, y no encontraba modo de encajarlo.

COMUNIDADES

Me parecía presuntuoso presumir de poder ofrecer algo a Dios, o presentarle sacrificios de su agrado. Ninguno le bastaría.

Se me hizo la luz, y pude vivir mi oración envuelto en ese amor misericordioso al que poder ofrecerle una vida que quiere traducirse en experiencia de amor entregado. Entregado en la cotidianeidad de actos muy sencillos, los que me ofrece el quehacer de cada día, o entregado en la aceptación de lo que se me va dando a través de quienes me rodean, sea del signo que sea, agradable o penoso. Dios es el que da puesto en su casa a la estéril y le hace madre feliz de hijos cfr.

Sal Saltar al contenido 8, abril, Monasterio de las Batuecas.

Fray Francisco Brändle Anuncios. Victor Rodríguez. Fray Emmanuel María. La conversión acontece cuando ponemos toda nuestraconfianza en Dios, este es el secreto Fray Emmanuel María. Entradas antiguas. Hoy, una pequeña comunidad de frailes Carmelitas, mantiene viva la llama de la vida contemplativa en este Desierto de Batuecas, un lugar que es en la actualidad, también, un espacio de acogida para todos aquellos que quieren acercarse a vivir un tiempo de silencio.

El Monasterio – Desierto de San José de las Batuecas

El conjunto se dispone en torno a la iglesia, situada en el centro del espacio delimitado por el claustro. Los religiosos regresaron al monasterio a mediados del pasado siglo, momento en que se hicieron algunas modificaciones en la configuración del conjunto. El Desierto carmelita de Batuecas dispone de una hospedería. Con ella se pretende que las personas que acudan a pasar un tiempo, participen del ambiente contemplativo del monasterio. Es una forma de ofrecer a todos aquellos que tienen una necesidad de soledad y silencio un lugar para poder encontrarse con Dios o consigo mismos en un ambiente natural inigualable.