El hombre en busca de sentido trabajo

Comentarios
Contents:


  1. “El hombre en busca de sentido”: el horror nazi
  2. El hombre en busca de sentido
  3. "El hombre en busca de sentido": el horror del nazismo

Todo 10 claves para entender a Pensamiento filosófico de Retrato y biografía. Michel de Montaigne, el padre del ensayo. Ayn Rand: Susan Sontag: Todo Arte Ciencia Filosofía y pensamiento. Sorolla, a todas luces. Martin Luther King: El secreto de Einstein, el gran genio.

“El hombre en busca de sentido”: el horror nazi

Todo Libros clave Libros por sus autores Literatura y filosofía Reseñas. Sampedro, Sorel y el río que los lleva. Un paseo por los libros del Tao. Una charla con las grandes filósofas de la historia. Todo Noticias Opinión.


  • como coquetear a un hombre indirectamente.
  • Reseña: El Hombre en Busca De Sentido, por Viktor Frankl;
  • PARA TERMINAR.
  • Reseña: El Hombre en Busca de Sentido | Por Viktor Frankl.
  • Trabajos relacionados.
  • Busca en el resumen del documento.
  • donde salir en madrid para conocer gente?

Gracias por acompañarnos. La filosofía gana en compañía. La fuerza de la filosofía. El festival. Libros Libros clave. Compartir en Facebook. Este libro adelantaba el concepto de resiliencia: Los puestos centrales tenían la ventaja adicional de protegerlos de los vientos helados. De modo que el hecho de querer sumergirse literalmente en la multitud era en realidad una manera de intentar salvar el pellejo. En Auschwitz el Dr.

Frankl impuso una norma que resultó ser buena como mecanismo de defensa; por regla general, solo contestaba con la verdad, pero guardaba silencio sobre lo que no se le preguntaba. El hambre, la falta de sueño, la irritabilidad en general contribuían con la apatía que era otra de las características del estado mental de los prisioneros, la falta de sueño se debía en parte a la invasión de todo tipo de bichos molestosos que, debido a la falta de higiene y atención sanitaria, infectaban los barracones tan terriblemente superpoblados.

El hecho de que no probaran ni una pizca de nicotina o cafeína contribuía igualmente al estado de apatía e irritabilidad. Nada tenía de sorprendente que la tensión abocara en una lucha abierta. Dado que el prisionero observaba a diario escenas de golpes, su impulso hacia la violencia había aumentado. Por esto se presentan las siguientes interrogantes: Podemos contestar a todas estas preguntas en base a la experiencia y también con arreglo a los principios.

Las experiencias de la vida en un campo demuestran que el hombre tiene capacidad de elección. Los ejemplos son abundantes, algunos heroicos, los cuales prueban que puede vencerse la apatía, eliminarse la irritabilidad. El hombre puede conservar un vestigio de la libertad espiritual, de independencia mental, incluso en las terribles circunstancias de tensión psíquica y física. En los campos de concentración, siempre había ocasiones para elegir. Puede decirse que fueron dignos de sus sufrimientos y la forma en que los soportaron fue un logro interior genuino.

Es esta libertad espiritual, que no se nos puede arrebatar, lo que hace que la vida tenga sentido y propósito. El sufrimiento es un aspecto de la vida que no puede erradicarse, como no pueden apartarse el destino o la muerte. Sin todos ellos la vida no es completa. De lo contrario, todos estos sufrimientos carecerían de sentido.

El hombre en busca de sentido

La pregunta que se hacia el Dr. Si carecen de sentido, entonces tampoco lo tiene sobrevivir al internamiento. Puede conservar su valor, su dignidad, su generosidad. Es verdad que sólo unas cuantas personas son capaces de alcanzar metas tan altas. De los prisioneros, solamente unos Mujeres realizando trabajos forzosos pocos conservaron su libertad sin menoscabo y consiguieron los méritos que les brindaba su sufrimiento, pero aunque sea sólo uno el ejemplo, es prueba suficiente de que la fortaleza íntima del hombre puede elevarle por encima de su adverso Por doquier, el hombre se enfrenta a su destino y tiene siempre oportunidad de conseguir algo por vía del sufrimiento.

Piénsese en el destino de los enfermos, especialmente de los enfermos incurables tienen esperar su muerte con valor y dignidad. Nadie le dio nunca una fecha para su liberación. En realidad, la duración no era sólo incierta, sino ilimitada. Por regla general, los recién llegados no sabían nada de las condiciones de un campo. Los que venían de otros campos se veían obligados a guardar silencio y, de algunos campos, nadie regresó. El vocablo latino finis tiene dos significados: Cesaba de vivir para el futuro en contraste con el hombre normal. Por consiguiente cambiaba toda la estructura de su vida íntima.

Aparecían otros signos de decadencia como los que conocemos de otros aspectos de la vida. Su existencia es provisional en ese momento y, en cierto sentido, no puede vivir para el futuro ni marcarse una meta. Trabajos de investigación realizados sobre los mineros sin empleo han demostrado que sufren de una particular deformación del tiempo —el tiempo íntimo— que es resultado de su condición de personas sin empleo.


  1. red social para conocer gente extranjera!
  2. El hombre en busca de sentido | Inteligencia emocional.
  3. El hombre en busca de Sentido de Víktor Frankl.
  4. El hombre en busca de Sentido de Víktor Frankl - xikatyzi.tk.
  5. La vida afuera, al menos hasta donde él podía verla, le parecía casi como lo que podría ver un hombre ya muerto que se asomara desde el otro mundo, el hombre que se dejaba vencer porque no podía ver ninguna meta futura En otro contexto, se ha hablado de la tendencia a mirar al pasado como una forma de contribuir a apaciguar el presente y todos sus horrores haciéndolo menos real. En vez de aceptar las dificultades del campo como una manera de probar su fuerza interior, preferían cerrar los ojos y vivir en el pasado.

    Muchos de los prisioneros del campo de concentración creyeron que la oportunidad de vivir ya les había pasado, pero en cambio otros prisioneros trataban de encontrar una meta propia. El Dr. Frankl estuvo al borde del llanto a causa del tremendo dolor tenía llagas terribles en los pies debido a los zapatos gastados causado por caminar junto con la larga columna de hombres los kilómetros que separaban el campo del lugar de trabajo.

    El viento helado los abatía. Iba pensando en los pequeños problemas sin solución de su miserable existencia haciéndose preguntas como: Estaba disgustado con la marcha de los asuntos que continuamente le obligaban a ocuparse sólo de aquellas cosas tan triviales.

    El Hombre en Busca de Sentido por Viktor Frankl Resumen

    Se obligó a pensar en otras cosas como imaginarse estar de pie en la plataforma de un salón de conferencias bien iluminado, agradable y caliente con un auditorio atento, sentado en cómodas butacas tapizadas dando una conferencia sobre la psicología de un campo de concentración!. Mediante este método, logro cierto éxito, consiguió distanciarse de la situación, pasar por encima de los sufrimientos del momento y observarlos como si ya hubieran transcurrido y tanto el mismo como sus dificultades se convirtieron en el objeto de un estudio psicocientífico muy interesante que el mismo realizó.

    La emoción, que constituye el sufrimiento, deja de serlo tan pronto como se forma una idea clara y precisa del mismo. El prisionero que perdía la fe en el futuro —en su futuro— estaba condenado. Con la pérdida de la fe en el futuro perdía, asimismo, su sostén espiritual; se abandonaba, decaía y se convertía en el sujeto del aniquilamiento físico y mental. Solía comenzar cuando una mañana el prisionero se negaba a vestirse y a lavarse o a salir fuera del barracón. Se limitaba a quedarse allí, sin apenas moverse. Si la crisis desembocaba en enfermedad, se oponía a que lo llevaran a la enfermería o hacer cualquier cosa por ayudarse.

    Sencillamente se entregaba. Y allí se quedaba tendido sobre sus propios excrementos sin importarles nada. Como ya dijimos antes, cualquier intento de restablecer la fortaleza interna del recluso bajo las condiciones de un campo de concentración pasa antes que nada por el acierto en mostrarle una meta futura. Siempre que se presentaba la oportunidad, era preciso inculcarles un porque —una meta— de su vivir, a fin de endurecerles para soportar el terrible como de su existencia. La respuesta típica que solía dar este tipo de hombre a cualquier razonamiento que tratara de animarle, era: Tenemos que aprender por nosotros mismos y después, enseñar a los desesperados que en realidad no importaba que no esperemos nada de la vida, lo que importaba era si la vida espera algo de nosotros.

    Tenemos que dejar de hacernos preguntas sobre el significado de la vida y, en vez de ello, pensar en nosotros como en seres a quienes la vida los necesitaba continua e incesantemente. Nuestra contestación tiene que estar hecha no de palabras ni tampoco de meditación, sino de una conducta y una actuación recta. Ninguna situación se repite y cada una exige una respuesta distinta.

    Nadie puede redimirle de su sufrimiento ni sufrir en su lugar. Una vez que les fue revelado el significado del sufrimiento, se negaron a minimizar o aliviar las torturas del campo a base de ignorarlas o de abrigar falsas ilusiones o de alimentar un optimismo artificial. El sufrimiento se había convertido en una tarea a realizar y no querían volverles la espalda. No obstante, muy pocos lo entendían así. Los sentimientos de la mayoría de los guardias se hallaban embotados por todos aquellos años en que, a ritmo siempre creciente, habían sido testigos de los brutales métodos del campo.

    Ambas se encuentran en todas partes y en todas las capas sociales. La vida en un campo de concentración abría de par en par el alma humana y sacaba a la luz sus abismos. Es el ser que siempre decide lo que es. Pero se equivocaría quien pensase que se volvieron locos de alegría.

    Desde el punto de vista psicológico, lo que les sucedía a los prisioneros liberados podría denominarse "despersonalización". Todo parecía irreal, improbable, como un sueño. No podían creer que fuera verdad. Pero ahora el sueño se había hecho realidad. Debemos considerar que un hombre que ha vivido bajo una presión mental tremenda y durante tanto tiempo, corre también peligro después de la liberación, sobre todo habiendo cesado la tensión tan de repente.

    Dicho peligro desde el punto de vista de la higiene psicológica es la contrapartida psicológica de la aeroembolia. Se convirtieron en instigadores y no objetores, de la fuerza y de la injusticia. Justificaban su conducta en sus propias y terribles experiencias y ello solía ponerse de manifiesto en situaciones aparentemente inofensivas.

    Sólo muy lentamente se podía devolver a aquellos hombres a la verdad lisa y llana de que nadie tenía derecho a obrar mal, ni aun cuando a él le hubieran hecho daño. La amargura tenía su origen en todas aquellas cosas contra las que se rebelaba cuando volvía a su ciudad. La experiencia de la desilusión era algo distinta.

    "El hombre en busca de sentido": el horror del nazismo

    En este caso no era ya el amigo que le parecía cruel, sino su propio destino. Cuando en la fase anterior había que recordarle al prisionero que la vida todavía le estaba esperando, que un ser humano aguardaba a que él regresara. Algunos se encontraron con que nadie les esperaba. No podía haber en la tierra felicidad que los compensara por todo lo que habían sufrido.

    No esperaban encontrar la felicidad. Ahora bien, tampoco estaban preparados para la infelicidad. De ésta manera se puede comprender el objetivo de su tesis: Sostiene que el hombre no debería cuestionarse sobre el sentido de la vida sino al contrario, comprender que es la vida la que lo interroga a él. Es sólo desde la responsabilidad personal que puede contestarse a la vida. De tal manera es que la logoterapia considera que "la esencia de la existencia estriba en la capacidad del ser humano para responder responsablemente a las demandas que la vida le plantea en cada situación particular".

    Se manifiesta cuando se frustra la voluntad de sentido llegando a provocar una neurosis. Consiste en la pérdida del sentimiento de que la vida tiene un significado lo que genera tedio, tensión, aburrimiento, la sensación de no saber qué hacer, provocando adicionalmente " 7la neurosis dominical". Proyección hacia el futuro, Viktor ya había experimentado como las personas que se refugiaban en el pasado, no salían adelante. Tejer estas tenues hebras de vida rotas en una urdimbre firme, coherente, significativa y responsable es el objetivo con que se enfrenta la logoterapia.

    Fue leyendo en este blog las impresiones de Adriana al leer este libro antes y después de un viaje muy significativo , y la forma en la que las palabras de Viktor Frankl impactaban en ella, cuando me di cuenta de que no hay forma de hacer justicia a este libro, tienes que leerlo. Debemos aprender por nosotros mismos, y también enseñar a los hombres desesperados que en realidad no importa que no esperemos nada de la vida, sino que la vida espere algo de nosotros.

    Dejemos de preguntarnos por el sentido de la vida y, en cambio, pensemos en lo que la existencia nos reclama continua e incesantemente. Y tuvo la suerte de una segunda oportunidad, Viktor Frankl mantuvo la costumbre de escalar montañas y obtuvo la licencia de piloto a los 67 años. Victor frankl nos dejo un legado demasiado importante y es poder encontrarle nuestro propio sentido a nuestras vidas y trabajar con el.